Del insomnio y otras donas glaseadas

Cómo preparar donas glaseadas


Este fin de semana me fui a Pueblo Quieto, quería hacer un pastel el domingo para mi primo en su cumpleaños. No contaba con mi astucia. Olvidé mis medicamentos en Puebla y la noche del sábado, por más que lo intenté, no pude dormir.

Alrededor de las 4 de la mañana le envié un mensaje a alguien que extraño. Y estaba despierto. Hablamos más de una hora, creo, y al final me sentía más contenta, pero no con más sueño. Una hora más tarde de plano me paré y me metí en la cocina.

Estuve a punto de preparar el pastel, pero tenía ganas de hacer algo nuevo. Hace mucho que no cocino por gusto, hasta le pasé el puesto de chef de la familia a mi cuñado. Era muy parecido a cuando vivía en Pueblo Quieto y dormía cuatro horas por noche y cocinaba para aguantar, sólo que con felicidad y una o dos maripositas en el estómago.

Así que decidí aprender a hacer donas. Son de lo que más me gusta comer y nunca las había preparado. Les advierto que es bastante tardado, a pesar de haberlas empezado alrededor de las seis y media, desayunamos casi a las once.

Afortunadamente más o menos a la mitad del proceso se me unió mi sobrina y amé que pasamos tiempo juntas, ya casi nunca lo hacemos.

Fue un rollo pero eso sí, estaban deliciosas. Lo malo fue que después estaba tan cansada que ya no hice ningún pastel. Comí dos hamburguesas y me quedé dormida en la sala unas dieciséis horas. Con todo y eso siento que estoy de vuelta. Yo, mi gusto por cocinar, mis mensajes en la madrugada. Aguas.

Ingredientes

para las donas
  • 1 cucharada + 1 cucharadita de levadura de panadero
  • 1 taza de leche entera
  • de 2 a 2 1/2 tazas de harina
  • 3 yemas de huevo
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 4 cucharadas de mantequilla a temperatura ambiente
  • aceite para freír
para el glaseado
  • 1 1/2 tazas de azúcar glass
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • aproximadamente 1/4 de taza de leche
Y se cocina así
  1. En una olla de fondo grueso calienta la leche sin que hierva, retira del fuego
  2. En un tazón, mezcla 3/4 de taza de esta leche, 1 cucharada de levadura y 3/4 de harina hasta que no tenga grumos; tapa y deja reposar por 30 minutos
  3. Al término de este tiempo, mezcla en la batidora (usando la pala) el resto de la leche con 1 cucharadita de la levadura; incorpora la mezcla que hiciste antes, las 3 yemas de huevo y la vainilla
  4. Agrega 1 taza de harina,  la sal y el azúcar e incorpora; añade la mantequilla y continúa batiendo hasta que se integre por completo
  5. Cambia la pala de la batidora por el gancho y agrega 1/4 de taza de harina
  6. Incorpora y agrega 1/4 de taza más, y repite hasta que la masa se despegue de los bordes del tazón y la masa quede suave y no demasiado pegajosa (puede que te sobre harina)
  7. Tapa esta masa y deja reposar por 30 minutos
  8. La masa se habrá inflado un poco, aplasta con el puño suavemente para que salgan las burbujas y refrigera por 1 hora o hasta 12 horas
  9. Extiende la masa con un rodillo hasta que tenga 1 cm de grosor, corta con un cortador para donas o dos de galletas para darles forma; sólo se puede volver a amasar y extender una vez más, si lo haces muchas veces ya no saldrán esponjadas
  10. Pasa las donas a una charola de galletas enharinada, tapa y deja reposar por 30 minutos
  11. Calienta el aceite en una sartén profunda y fríe las donas de 3 en 3, uno o dos minutos de cada lado
  12. Escurre en una rejilla y prepara el glaseado: mezcla el azúcar glass con la vainilla y agrega leche hasta que quede con la consistencia que quieras, debe quedar bastante líquido para que escurra por toda la superficie de las donas al verterlo
  13. cubre las donas tibias con la mitad de este glaseado; espera a que se endurezca, voltéalas y cúbrelas del otro lado
Complicado, sí, pero súper vale la pena. Salieron 12 donas y aparte freímos los "hoyitos".







Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares