La sopa de bolas de matzah de Love and Mercy

Cómo preparar la sopa de bolas de matzah como la de la película Love and Mercy


River Road Entertainment

Aunque las biopics de músicos siempre son cuando menos entretenidas, hay que aceptar que tienen una fórmula probada que hace que esperemos cada escena desde los créditos de apertura. 

Generalmente comienzan con una escena del artista al final de su carrera y esto luego da paso al flashback donde lo veremos comenzar, ir ascendiendo, llegar a un punto trágico y volver a la escena de apertura para la resolución. Esto a menudo incluye divorcios, problemas familiares, todos los detalles mórbidos y, literalmente, espectaculares.

La excepción a la regla es la magnífica Love and Mercy (Bill Pohlad, 2014), cinta que explora dos momentos interesantísimos en la vida de Brian Wilson, líder de los Beach Boys.


Comienza con la historia de amor que sucedió mientras el grupo ya se ha desintegrado y Brian (John Cusack) ha sido diagnosticado como esquizofrénico paranoide y vive con su psiquiatra. Es entonces que se enamora de una vendedora de autos, Melinda Ledbetter (Elizabeth Banks).

Después, se intercala con la narración de cómo este gran músico compuso Pet Sounds, considerado uno de los mejores discos que se hayan creado en la historia, en la década de los sesenta. En el papel de este Brian Wilson más joven, Paul Dano (Little Miss Sunshine) hace quizá la mejor interpretación de su joven carrera.


Definitivamente lo que más me gusta de esta película es que nos ahorra los detalles que hubieran hecho de la historia de Brian Wilson un drama: la difícil relación con su violento padre, cómo éste interfería con el grupo, cómo lo despidieron, la boda y divorcio de Brian con su primera esposa. Aunque la información está ahí, no es el centro gravitacional de la historia, lo cual es un gran acierto.

Además de esto, las actuaciones tanto de John Cusack (High Fidelity, Being Jouhn Malcovich) como de Paul Dano son impresionantes: a pesar de que entre ellos no se parecen, los dos encarnan un Brian Wilson creíble y de alguna forma logran perfectamente construir el mismo personaje.

River Road Entertainment

La relación entre Brian y Melinda se complica mucho debido a la constante vigilancia que el Dr. Eugene Landy (Paul Giamatti) ejerce sobre él y todos los aspectos de su vida. En uno de los pocos momentos en que se encuentran a solas, Brian le pregunta a ella si ha probado la sopa de bolas de matzah, un platillo típico de la comida judía que él conoció gracias a su exesposa. Más adelante ella le lleva una bolsa con dicha sopa, lo cual al doctor no le parece en absoluto.

Sin más spoilers les recomiendo ampliamente esta película y paso al otro tema que nos concierne, que es, claro, la sopa. 

River Road Entertainment

Las bolas de matzah, también conocidas como bolas de matzá, bolas de matzo o knaydlaj en yiddish, es una receta típica de las comunidades judías de Europa central. Se preparan con harina de matzah, que es la que se utiliza para preparar los panes ácimos (planos) que en la tradición judía se consumen durante los días de Pascua.

Sin grandes complicaciones, pues la preparación de esta harina es todo un proceso, podemos encontrarla en varias tiendas de productos gourmet. Las bolas, como decía, se preparan con esta harina, huevos, sal, pimienta y grasa (tradicionalmente de pollo, aunque puede ser margarina o aceite vegetal, mas no mantequilla pues dentro de la tradición, los cárnicos y lácteos no deben mezclarse).

Puede parecer toda una odisea, pero hay una razón para que Wilson sacara el tema de la nada: es deliciosa. Aquí les platico cómo se prepara.

Ingredientes
  • 4 huevos grandes, ligeramente batidos
  • 1/2 taza de grasa de pollo o aceite vegetal
  • 1/2 taza de agua tibia
  • sal y pimienta al gusto
  • 1 1/2 tazas de harina de matzah
  • 3 litros de caldo de pollo (si es casero, no olvides prepararlo con cebolla, ajo, apio y especias para darle sabor)
Y se cocina así
  1. Mezcla todos los ingredientes menos el caldo hasta obtener una masa homogénea
  2. Forma bolitas del tamaño de una pelota de ping-pong y reserva
  3. Pon a hervir el caldo y agrega las bolitas, cocina durante 20 minutos
¿Ven cómo no era difícil? ¡Provecho!

Comentarios

Entradas populares