La pasta a la putanesca de Zoolander 2

Cómo preparar espagueti a la putanesca


Los fans de Zoolander (Ben Stiller, 2001) tuvimos que esperar 15 años para ver su secuela, pero por fin está aquí, con todo y su pésima (y en mi opinión, errónea) calificación en Rotten Tomatoes. Claro que si esperamos una película de Bergman hay que ver una película de Bergman y no una de Ben Stiller.

Antes de hablar de Zoolander 2, sería necesario recordar el corte de la primera. Se trata de una comedia con un humor muy pero muy básico, basado en que los personajes son todos unos idiotas. Ese es el gag y se repite una y otra vez en ambas entregas. Nada más. 

Algo que me gusta mucho de Stiller es que puede pasar de personajes serios como los que a menudo le otorga Noah Bambauch (Frances Ha, While We're Young) a otros cómicos como Derek Zoolander, señal de que no se toma tan en serio y también de que es un gran actor.

El tiempo que ha transcurrido entre la producción de Zoolander y su secuela, ha pasado también en la historia. Después de que el Centro Dereck Zoolander Para Niños Que No Pueden Leer Bien y Quieren Aprender a Hacer Otras Cosas También se derrumbara, tanto Zoolander como Hansel McDonald (Owen Wilson) se retiran de las pasarelas. A Derek, además, le han quitado a su hijo pues después de la muerte de su esposa fue incapaz de ocuparse de él. Sí, sí, porque sigue siendo un imbécil.



Ambos son invitados a Roma a participar en un show, lo cual Zoolander quiere hacer para recuperar a su hijo. La trama suena como a un churro y lo es, pero uno muy divertido. No puede faltar, claro, el otro sello de la primera entrega: los cameos a lo tonto de toda clase de gente famosa. Y si bien nunca un cameo volverá a ser tan bueno como el de David Bowie en la primera, en esta también hay muy gratas sorpresas.

Uno de mis momentos preferidos fue cuando nuestro viejo villano Mugatu (Will Ferrell) insiste en engordar a Derek Junior (Cyrus Arnold). Le ofrece primero una pasta a la putanesca, explicándole que el nombre significa que la salsa la prepararon prostitutas. Después le ofrece manteca de cerdo, casual.

Aunque esta escena sólo toma unos segundos, me pareció suficiente para una receta de película. Efectivamente, pasta alla puttanesca significa "pasta a la putería". Existen varias versiones de por qué lleva ese nombre y van desde que los marineros que pescaban las anchoas que lleva la salsa le pagaban con estos peces a las prostitutas, hasta que al levantarse ellas tarde por haber trabajado de noche preparaban esta receta con los pocos ingredientes que quedaban en el mercado.

Dichos ingredientes son tradicionalmente aceite de oliva, chiles secos, anchoas, aceitunas negras y salsa de tomate. Es fácil de preparar, aquí les platico cómo.

Ingredientes

  • 500 gr de spaghetti número 5
  • ½ taza de aceite de oliva
  • 3 dientes de ajo exprimidos
  • 410 gr de jitomates enlatados picados
  • 4 filetes de anchoas lavados y picados
  • 2 cucharadas de puré de tomate
  • 3 cucharadas de alcaparras
  • 20 aceitunas negras kalamata sin hueso y picadas
  • 1/2 cucharadita de chile secos en hojuelas
Y se cocina así
  1. Cocina el spaghetti de acuerdo a las instrucciones del paquete, escurre y reserva
  2. Calienta el aceite en un sartén a fuego bajo; agrega el ajo y cocina hasta que se dore ligeramente
  3. Agrega los jitomates y cocina durante 5 minutos; incorpora las anchoas, puré, alcaparras, aceitunas y chiles 
  4. Cocina durante 10 minutos, revolviendo de vez en cuando
  5. Mezcla la salsa con el spaghetti y sirve

Comentarios

Entradas populares